Capilla de San Pancracio

Retablo de San Pancracio (siglo XX)

Juli Fossas Martínez (1868-1945)
MiTPi-0146
 

La advocación de San Pancracio es una de las más antiguas del Pi, junto a la de San Clemente. Se conoce como mínimo des del año 1062, ocupando probablemente uno de los tres ábsides de la antigua iglesia románica, y sabemos por diversas noticias que se hacían testamentos sacramentales sobre su altar. Cuando se sustituyó la iglesia románica por la gótica el altar de San Pancracio ocupó la primera capilla del lado de la Epístola, actual paso a la sacristía, dónde aún se conserva la clave de bóveda que representa su martirio. Entre los siglos XIX y XX cambió unas cuantas veces de ubicación, hasta que en 1928 ocupó esta capilla, dedicada antiguamente a Santa Lucía y Santa Margarita. El retablo actual fue diseñado por Juli Fossas y se inauguró en 1919. Más tarde se añadieron las dos pinturas laterales, representando el bautizo y martirio del santo.
La imagen de San Pancracio, enormemente venerada por ser patrón del trabajo, fue de las pocas esculturas que se salvaron dela quema de 1936 y se explica que los milicianos estuvieron a punto de lanzarla a la hoguera, pero en el último momento alguien gritó: “¡Este no, que es trabajador!”, entonces le arrancaron el dedo de la mano y quedó con el puño alzado, “¡Ahora si que es de los nuestros!”, dijeron, y gracias a eso no se quemó.
Junto a San Pancracio se veneran las imágenes de Santa Lucía y San Antonio de Padua.

© Basílica de Santa Maria del Pi, Albert Cortés

Retablo de Nuestra Señora de la Providencia antes de 1936.