Capilla de la Virgen de los Desamparados

Retablo de la Cofradía de los Desamparados (siglos XIX-XX)

Ramón Amadeu Grau (1745-1821) Bonaventura Planella (1772-1844) Juli Fossas Martínez (1868-1945)
MiTPi-0171
 

Esta capilla es la sede de la Real e Ilustre Cofradía de los Desamparados des del año 1568. Una asociación fundada en Barcelona en el siglo XIV con el objetivo de recoger y sepultar los cuerpos de los ajusticiados que permanecían en el patíbulo a merced de las bestias. Junto con la Archicofradía de la Purísima Sangre y la Hermandad de Paz y Caridad, también establecidas en el Pi, eran las instituciones a cargo de esta función social y caritativa, llegando a tener una gran trascendencia en la ciudad. Hacia la segunda mitad del siglo XVIII hubo un incendio en la capilla que destruyó el primitivo retablo y la imagen del siglo XVI. Poco tiempo después se hizo uno nuevo en el que colaboró el conocido escultor Ramón Amadeu y Grau con la imagen de la titular. La virgen de Amadeu está representada en el acto de acoger bajo su manto a dos niños que le piden cobijo, una representación habitual de los desamparados pero tratada aquí de una forma muy original y realista. Una vieja tradición cuenta que el escultor creó el grupo al ver a su propia esposa acogiendo tiernamente a sus hijos después de reñirlos por una travesura. Es una imagen de las llamadas “de vestir”, porque solo tiene tallados la cabeza, las manos y los brazos, la resta son telas encartonadas y vestidos reales. Es una de las obras más conocidas de este prolífico autor. El altar, retablo y lámparas se rehicieron en 1910, por el arquitecto Juli Fossas, a expensas de la condesa de Llívia. El conjunto se complementa por los dos cuadros de los laterales de la capilla, que representan dos escenas del Antiguo Testamento: Resfá enterrando a sus dos hijos a la derecha y el martirio de los hermanos Macabeos a la izquierda, los dos realizados en 1833 por el pintor Bonaventura Planella. En la parte superior había una pintura, actualmente perdida, que representaba a San Andrés y San Antonio Abad, los primitivos titulares de la capilla.

© Basílica de Santa Maria del Pi, Albert Cortés
 
 

 Retablo de la Virgen de los Desemparados antes de 1936.

Miembros de la Cofradía de los Desemparados recogen el cuerpo de un ajusticiado.